Envejecimiento y Andropausia

Todos los seres humanos envejecemos, y aunque en ocasiones no lo deseemos, la vejez siempre llega, y con ella un descenso de la energía vital y de la capacidad y rendimiento tanto físico como mental.

Se pueden experimentar síntomas como fatiga, falta de concentración y memoria, y también síntomas relacionados con la salud sexual como falta de libido e impotencia.

En esta web sobre la andropausia tratamos el tema en profundidad, y si tú eres uno de los miles de hombres que la están padeciendo te convendría visitarla e informarte al respecto.

Sin embargo, muchos hombres transitan la andropausia sin siquiera saberlo, siendo ésta el equivalente masculino de la menopausia en la mujer; pudiendo llegar generalmente alrededor de los 40 o 45 años de edad.

Aunque en algunos casos también poder darse antes, como a los 35 o incluso después como a los 65 años.

Según estudios realizados al respecto, los hombres pierden hasta un 10% de su testosterona cada década después de los 30 años de edad, existiendo de esta manera un ritmo constante de disminución de esta hormona masculina fundamental.

Pero algunos hombres pueden perder incluso más que eso, y en ellos la andropausia puede conllevar síntomas más graves e intensos.

Ya que mientras menos testosterona produzca el cuerpo masculino más se verán acentuados los síntomas y signos andropáusicos.

Por ello los hombres deben prestar atención a su equilibrio hormonal tanto como prestan atención a su salud cardíaca, muscular o mental.

Ya que después de todo, la disminución de esta hormona repercute en todo el organismo y en la psiquis, como por ejemplo en la densidad ósea, la salud bucodental, la salud psicológica, entre otros.

Por ejemplo, se estima que más del 10% de los hombres que están en la andropausia tienen algún grado de osteoporosis como resultado de la disminución de sus niveles de testosterona.

De esta manera se intensifica el riesgo de fracturas de cadera, de muñecas o incluso de columna vertebral, siendo esto solo un ejemplo de cómo repercuten los bajos niveles hormonales en la salud masculina.

Y como se mencionó antes la salud sexual también se ve afectada, produciéndose en ocasiones problemas para mantener una erección y/o una disminución del deseo sexual.

Además, los cambios se dan también a nivel afectivo, produciéndose cambios bruscos de los estados de ánimo, que a veces se dan de manera drástica y otras veces de manera gradual.

La depresión y la ansiedad son dos síntomas comunes de la andropausia como resultado de los niveles bajos de testosterona.

¿Cómo detectar la andropausia?

Una manera de detectar si se está transitando la andropausia es mediante un análisis de sangre, aunque a veces un análisis de sangre común no es suficiente, debido a que si bien puede decirle al médico tratante cuánta testosterona hay en el cuerpo, no detalla cuánta es la testosterona disponible en cuestión.

Esto se debe a que la globulina fijadora de hormonas sexuales (SHBG) se adhiere a la testosterona y otras hormonas sexuales, haciendo que se vuelvan inútiles.

Además, cada hombre puede necesitar diferentes cantidades de testosterona para que su organismo funcione correctamente.

¿Cómo se trata la andropausia y los niveles bajos de testosterona?

Si bien una opción es la terapia de reemplazo hormonal, siempre es una excelente idea hacer algunos cambios en los hábitos y rutinas del día a día, de manera de potenciar el rendimiento físico y mental lo más posible y de un modo natural.

Esto incluye adoptar un estilo de vida saludable, que debe contemplar: un buen dormir, de al menos 7 a 9 horas por noche; disminuir los niveles de estrés, para lo que se pueden aplicar técnicas de relajación y/o meditación, y hacer ejercicio de manera regular, por ejemplo, caminar al menos unos 30 minutos diarios.

Autor: admin

Nam facilisis commodo sapien quis condimentum. Quisque non massa tristique, rhoncus magna id, tincidunt elit. Maecenas dignissim metus at velit elementum viverra. Aenean hendrerit justo eget arcu adipiscing, id imperdiet purus tristique. Cras interdum tempor sem, eu tristique tellus volutpat mattis. In et sollicitudin justo. Proin sollicitudin elementum dui non condimentum. Morbi eu nibh metus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.