¿Es la Tarjeta Sanitaria Europea todo lo que preciso para viajar?

La Tarjeta Sanitaria Europea, también conocida popularmente como TSE, es un servicio que ofrecen los Estados miembros de la UE a sus ciudadanos. Con ella podrás conseguir atención sanitaria elemental en todos estos países: Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría Irlanda, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, R. Unido, R. Checa, Rumanía, Suecia y Suiza. De tal modo que si te estás preguntando si serías atendido si te pasase algo en alguno de estos lugares, la respuesta es sí. Ahora bien, otra cuestión que sería interesante solucionar es el tipo de atención que obtendrías en tanto que en ningún caso sería equivalente a contratar un seguro de viaje.

 

Lo idóneo es que tengas los dos, que viajes siempre con la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) y tu seguro de viaje. Lograr ambos son 2 gestiones que deberías hacer justo después de que hayas decidido que viajarás. Da lo mismo el viaje que tengas pensado hacer. Tanto si tienes en mente hacer una escapada de fin de semana a París tal y como si vas a estar viajando un mes haciendo un Interraíl, la Tarjeta Sanitaria Europea y el seguro de viaje son esenciales.

 

¿Por qué la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) no es suficiente?

 

La primera queja y la más obvia a la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) es que ésta solo te cubre dentro de ciertos Estados y para nada funcionaría en todo el mundo como sí puede hacerlo un seguro de viaje. Además, la TSE solo nos servirá si el inconveniente que nos ocurra durante el viaje está relacionado con la asistencia sanitaria. Y por poco que hayamos viajado, lo sabremos: un viaje está abierto a una infinitud de sorpresas y eventualidades inesperadas. Y la verdad es que no todas y cada una tienen que ver con la sanidad o bien la asistencia médica. Un seguro de viaje no solo te garantiza la mejor asistencia sanitaria en los mejores centros privados, sino que pone a la predisposición del usuario otra abundante cantidad de coberturas.

 

Por poner un ejemplo: la repatriación. Si cayeras enfermo o sufrieras un accidente y la estancia en el centro de salud se alargase o fuera preciso traerte a España de nuevo, no deberías preocuparte si tienes contratado un seguro de viaje. Además de esto, si esto no fuese posible, se haría cargo de los gastos de llevar a un familiar hasta tu ubicación para que pueda acompañarte a lo largo del mal trago.

 

Otras coberturas

 

Como decíamos, un seguro de viaje ofrece otras muchas coberturas que garantizan la calma mientras que te mueves por el planeta. Hay que tener en cuenta que a lo largo del viaje pueden suceder una serie de eventualidades inesperadas como extravíos de equipajes, latrocinios, demoras o bien confusiones con el transporte, gastos inesperados y molestias inoportunas. Todos estos inconvenientes y otros más son los que los seguros de viaje cubren. Asimismo ponen a tu alcance un teléfono de atención al cliente al que podrás llamar allí donde estés y ser atendido en todo momento: las 24 horas del día, los siete días de la semana. Con solo descolgar el teléfono vas a ser atendido en tu idioma y podrás no solo gestionar los partes o bien consultar dudas sobre los inconvenientes que broten a lo largo del viaje si no que asimismo vas a recibir asesoramiento y ayuda.

 

La Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) no te exonera de abonar

 

La Tarjeta Sanitaria Europea no te librará de abonar gastos médicos en algunos de los países miembros de la Unión Europea (ver más sobre esto en www.solicitartarjetasanitariaeuropea.es) Para comprender esto, primero habría que hablar un poco de cómo funciona la TSE. La Tarjeta Sanitaria Europea da derecho a percibir atención médica con exactamente las mismas condiciones que los ciudadanos del país de destino. Esto es una garantía habitualmente, pero no siempre y en toda circunstancia es de esta manera. Si bien haya una cobertura velando por nosotros, cabe recordar que el trato que recibiremos no será idéntico al trato que recibimos en España. Aquí, por suerte, la sanidad es universal y gratis. No obstante, no ocurre lo mismo en abundantes países de la UE donde hay instaurado un sistema de copago. ¿Qué desea decir esto? Pues muy sencillo: que el usuario tiene que pagar una parte una parte de los servicios que le van a ser prestados. Esto, concretamente lo hallamos en países como Finlandia, Irlanda, Portugal, Suecia, Austria, Bélgica, Francia, Luxemburgo, Países Bajos y también Italia, entre otros. Para recibir asistencia en alguno de estos lugares es preciso abonar una tasa para ciertos servicios como pueden ser emergencias, un ingreso en el centro de salud o, sencillamente, por percibir atención primaria.

 

Estas solo son algunas de las razones por las cuales sería más recomendable contratar un seguro de viaje ya antes que poner toda nuestra tranquilidad a cargo de la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE).

Autor: admin

Nam facilisis commodo sapien quis condimentum. Quisque non massa tristique, rhoncus magna id, tincidunt elit. Maecenas dignissim metus at velit elementum viverra. Aenean hendrerit justo eget arcu adipiscing, id imperdiet purus tristique. Cras interdum tempor sem, eu tristique tellus volutpat mattis. In et sollicitudin justo. Proin sollicitudin elementum dui non condimentum. Morbi eu nibh metus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.