4 EJERCICIOS PARA TRATAR EL SÍNDROME DEL PIRAMIDAL

Es común escuchar en la consulta y en conversaciones el término ciática. Lo relacionamos con dolor lumbar que baja por la pierna en forma de hormigueo, ardor, pinchazo o sensación de adormecimiento de la pierna por la parte posterior, pudiendo llegar incluso hasta el dedo gordo del pie. Esta patología se asocia a un pinzamiento del nervio a nivel vertebral, ya sea por una hernia discal, estenosis vertebral, tumores que opriman a ese nivel o espolones óseos producidos por artrosis.

La falsa ciática ó síndrome del piramidal se produce en un número reducido de casos, y en la mayoría de ellos en mujeres (6:1). En estos casos lo que ocurre es que el nervio ciático de un lado del cuerpo se ve comprimido por el músculo performe o piramidal, al atravesar dicho músculo en su paso por la zona glútea (imagen 1) No ocurre en todas las personas por igual ya que en la mayoría de los casos el nervio no tiene el mismo recorrido y por mucho que el músculo piramidal se contraiga no llega a comprometer ni irritar al nervio (imagen 1). La sensación que se produce en la falsa ciática es muy parecida a la que se produce cuando realmente se produce la lesión a nivel vertebral, es por ello que también se conoce como falsa ciática.

Cómo distinguir entre ciática y falsa ciática

  1. En la falsa ciáticael dolor no baja más que a la altura de la rodilla.
  2. Al realizar el test de Lasegue la falsa ciática da negativo. Es un test muy sencillo que puede sacarnos de dudas en pocos segundos. Se realiza tumbado boca arriba, otra persona nos levanta la pierna afectada con la rodilla extendida y el pie a 90º. Si se reproduce el dolor irradiado suele ser síntoma de presencia de algo que comprime la médula como, por ejemplo, una hernia de disco. Si no es así el problema suele venir de la zona glútea, donde se encuentra el músculo piramidal. Esto no quiere decir que no tengamos que prestar atención a la zona lumbar, al contrario, el músculo piramidal depende de los nervios que salen de las vértebras lumbares. La mayoría de las veces éste se contrae por un bloqueo en las dos últimas vértebras lumbares, pero ese es trabajo del fisioterapeuta, y es tratable al 100% con terapia manual.

 

Posibles causas de alteración en el músculo piramidal

Algunas causas por las que se contrae o se altera el piramidal son las siguientes:

  1. La pisada. Una hiperpronación del pie(conocido comúnmente como pie plano), hace que la pierna esté rotada hacia dentro. Dicha rotación provoca una tensión que hace trabajar al músculo en una posición errónea durante tanto tiempo que al final no aguanta más y se contrae.
  2. Cómo nos sentamos.Estar sentado durante horas con las rodillas más altas que la cadera, como ocurre en el coche o en la mayoría de los sillones y algunas sillas de oficina mal reguladas. También el sentarse con la cartera en el bolsillo de atrás.
  3. Patologías.La escoliosis o los bloqueos articulares en las dorsales bajas ó en las lumbares pueden hacer que los nervios que gobiernan estos músculos manden señales de algún problema mecánico. Esto resulta en una contracción para proteger la integridad de la zona.

Si sientes alguno de los síntomas que menciono a lo largo del artículo te recomiendo visitar a tu fisioterapeuta para que juntos establezcáis un protocolo de tratamiento y, sobre todo, un diagnóstico correcto.

4 ejercicios para aliviar y tratar el síndrome del piramidal en casa

  1. Estiramientos. El principal estiramiento sería el del propio músculo piramidal (imagen 3) Es necesario estirar otros músculos para complementar y aliviar la zona ya que nunca se contrae un músculo de forma aislada. La zona suele estar muy congestionada e incluso toda la cadena muscular y por ello debemos complementar con estirando también los aductores (imagen 4) y los isquiotibiales (imagen 5) Recuerda que los estiramientos deben durar más de 2 minutos con una tensión mantenida suave, sin sentir dolor.
  2. Ejercicio de movilización del nervio ciático.Es posible que en lugar de una compresión a la altura de la zona glútea el problema venga porque el nervio esté atrapado a lo largo de su recorrido por la pierna. Este ejercicio ayuda a “despegar” y devolver el movimiento normal al nervio en todo su recorrido por la pierna. La postura es igual que en el estiramiento de pie frente a una silla, mesa o algo con cierta altura. Podemos ayudarnos de una goma ó cincha para ayudar a mover el pie en el ejercicio. Levantamos la pierna y flexionamos el tronco hasta notar tensión en la parte posterior de la pierna. Empezamos a movilizar el tobillo, llevando la punta de los dedos hacia nuestra cabeza y volviendo a bajar. Al subir notaremos más tensión y al bajar menos. Si añadimos a este movimiento en el momento de subir el pie hacia la cabeza un aumento en la flexión de tronco aumentamos aún más la tensión. Aguantamos 3 segundos la tensión y otros 3 en relajación durante uno o dos minutos en total y notaremos beneficios en pocos días (Imágenes 6 y 7)
  3. Auto masaje con una pelota en el punto de dolor.Tumbados en el suelo colocaremos una pelota debajo de nuestro glúteo buscando la zona más dolorida y moveremos nuestro cuerpo para ir realizando un masaje con la pelota inhibiendo poco a poco la zona de tensión muscular.
  4. Movilizaciones de la pelvis y vértebras lumbares.Los movimientos de cadera ayudan a que las articulaciones de las vértebras lumbares se rehidraten y lubrifiquen al mismo tiempo que se relajan los músculos que se insertan por toda la zona. Realizaremos estos movimientos durante 2 minutos. Para empezar, con hacer movimientos de flexión-extensión será más que suficiente ya que no es fácil coordinarlo (Imagen 8)

 

Si quieres recibir más información sobre el síndrome del piramidal o cualquier otra molestia muscular, en nuestra Clínica de Las Rozas contamos con fisioterapeutas especializados, pide cita y no dudes en llamarnos al 91 6315217.

Miguel Butragueño Esteban – Fisioterapeuta

 

Autor: admin

Nam facilisis commodo sapien quis condimentum. Quisque non massa tristique, rhoncus magna id, tincidunt elit. Maecenas dignissim metus at velit elementum viverra. Aenean hendrerit justo eget arcu adipiscing, id imperdiet purus tristique. Cras interdum tempor sem, eu tristique tellus volutpat mattis. In et sollicitudin justo. Proin sollicitudin elementum dui non condimentum. Morbi eu nibh metus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.