25 años de los Audi TDI

25 años de los Audi TDI

25 años de audi tdiFue en el Salón del Automóvil de Fráncfort de 1989 donde Audi presentó el 100 2.5 TDI con un motor turbodiésel de inyección directa y regulación completamente electrónica.

Han pasado 25 años, y desde entonces la marca de los 4 aros ha vendido unos 7,5 millones de automóviles con motores TDI.

En este tiempo, los TDI han ganado más del 100% de potencia (lo último es el 4.2 TDI de 385 CV) y de par motor, mientras que las emisiones se han reducido un 98%.Un poco de historia
Audi inició el desarrollo del TDI a mediados de la década de los 70 coincidiendo con la crisis del petróleo que llevó a demandar motores con consumos más bajos.

Durante la fase preliminar, el equipo de desarrollo, compuesto por 10 ingenieros de Audi, se decidió por la bomba de inyección de émbolos axiales regulada electrónicamente capaz de generar hasta 900 bares de presión, fabricada por Bosch.1989: 2.5 TDI
Montado en un Audi 100, el motor de cinco cilindros en línea, con una cilindrada de 2.461 cc, entregaba 120 CV y un par de 265 Nm a 2.250 rpm.

Alcanzaba una velocidad de 200 km/h, si bien lo más reseñable era su consumo medio de 5,7 l/100 km.

A partir de 1994, este mismo motor rendía 140 CV, ya montado sobre la carrocería de un A6.1991: 1.9 TDI con turbocompresor VTG
Años antes Audi comenzó a equipar a sus coches del segmento medio con esta nueva tecnología.

En 1991 el Audi 80 montó el 1.9 TDI con 90 CV y 182 Nm de par. Cuatro años más tarde se elevó la potencia hasta los 110 CV gracias a un nuevo turbocompresor VTG con álabes variables en el lado de los gases de escape.1997:

El primer V6 audi TDI del mundo

En el año 1997 Audi presentó otra innovación en este campo: el primer bloque TDI con 6 cilindros en V.

Lo hizo con la carrocería de la segunda generación del A6 y rendía 150 CV u 310 Nm de par motor.

Se estrenaron soluciones como los canales de turbulencia y tangenciales en la admisión, así como una bomba de inyección de émbolos radiales capaz de generar una presión de hasta 1.850 bares.

Este 2.5 TDI se montó también en los A4 y A8 y tuvo una variante potenciada hasta los 180 CV.1999: V8 TDI
La evolución lógica pasaba por la escalada de potencia y más cubicaje o cilindros, e incluso más turbos. Así nacía el 3.3 V8 TDI con dos turbocompresores VTG.

Tenía 3.328 cc de cilindrada, cuatro árboles de levas en cabeza y 32 válvulas y ya hacía uso de la tecnología common rail. Se extrajeron 225 CV y nada menos que 480 Nm de par que le permitían alcanzar los 242 Km/h.2001: 1.2 TDI
Cubierto el cupo por arriba, tocaba trabajar en versiones de acceso que buscaran más la eficiencia que las altas prestaciones.

Esto se logró en 2001 con el Audi A2 1.2 TDI que consiguió un consumo medio de 2,99 litros y unas emisiones de 81 gramos de CO2 por kilómetro.

El bloque era un 3 cilindros de 1.2 litros que encajaba bastante bien con la ligera carrocería de aluminio del A2. Se declaraban 61 CV y 140 Nm de par.

Contaba con dos válvulas por cilindro y el sistema de alimentación era un inyector-bomba con presión de 2.050 bares.

El A2 1.2 TDI sigue siendo hasta hoy el único automóvil de cinco puertas del mundo con un consumo de 3 l/100 km (el otro es su primo, el Volkswagen Lupo de 3 puertas).2008: V12 TDI
El doce cilindros, que debutó a finales de 2008 en el Q7, supuso la coronación de la tecnología TDI de Audi.

Entre sus características destacaban el sistema common rail, capaz de generar una presión de 2.000 bares, y los dos turbocompresores VTG.

El ángulo entre cilindros de 60 grados proporcionó un excelente equilibrio de las masas y con ello una inigualable suavidad de marcha.

Con una cilindrada de 6,0 litros, el V12 TDI rendía 500 CV de potencia y 1.000 Nm de par motor disponibles entre las 1.750 y las 3.250 rpm.

Con él, el gran SUV aceleraba como un deportivo en apenas 5,5 segundos de los 0 a los 100 km/h, y alcanzaba una velocidad punta, limitada electrónicamente, de 250 km/h.El futuro
Audi tiene la intención de reducir el consumo de sus modelos hasta una media de 95 gramos de CO2 por kilómetro para el año 2020.

Por ello, los ingenieros no sólo trabajan en la hibridación, sino también en los clásicos ámbitos técnicos.

Entre ellos se cuentan, por ejemplo, la reducción de la fricción, la gestión térmica y el comportamiento de combustión, con la inyección y sobrealimentación.

Los neumáticos son una parte importante tambien de su evolución.

Audi opta por el rightsizing en lugar del downsizing, es decir, el tamaño de motor correcto para el correspondiente tamaño del vehículo.

En los modelos compactos se incorporará pronto un nuevo 1.4 TDI clean diesel con tres cilindros.

Los motores V6 TDI, por su parte, equiparán a corto plazo un compresor eléctrico adicional para conseguir un despliegue espontáneo de la potencia incluso con regímenes bajos.

Con el biturbo eléctrico Audi se lanza ahora también a la electrificación del TDI.

La marca apuesta por el Audi e-diesel, que además de producirse de manera sostenible permite circular con emisiones neutras de CO2.

En colaboración con la empresa de biotecnología Joule, Audi trabaja para la producción de combustible sintético utilizando microorganismos especiales.

Autor: admin

Nam facilisis commodo sapien quis condimentum. Quisque non massa tristique, rhoncus magna id, tincidunt elit. Maecenas dignissim metus at velit elementum viverra. Aenean hendrerit justo eget arcu adipiscing, id imperdiet purus tristique. Cras interdum tempor sem, eu tristique tellus volutpat mattis. In et sollicitudin justo. Proin sollicitudin elementum dui non condimentum. Morbi eu nibh metus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.